La Melancolía en el DSM-IV

Especificación de síntomas melancólicos


La especificación con síntomas melancólicos puede aplicarse al episodio depresivo mayor actual (o más reciente) que se presenta en el curso de un trastorno depresivo mayor y en un episodio depresivo mayor de un trastorno bipolar I o bipolar II sólo si es el tipo más reciente de episodio. La característica esencial de un episodio depresivo mayor, con síntomas melancólicos, es la pérdida de interés o placer en todas o casi todas las actividades, o una falta de reactividad a los estímulos habitualmente placenteros. El estado de ánimo depresivo de los sujetos no mejora, ni siquiera temporalmente, cuando sucede algo bueno (Criterio A). Además hay al menos tres de los síntomas siguientes: una cualidad diferente del estado de ánimo depresivo, la depresión es habitualmente peor por la mañana, con despertar precoz, enlentecimiento o agitación psicomotores, anorexia significativa o pérdida de peso, o culpabilidad excesiva o inapropiada (Criterio B).

La especificación con síntomas melancólicos es aplicable si estos síntomas aparecen en el transcurso del episodio. Hay una casi completa ausencia de capacidad para experimentar placer y no sólo una simple disminución. Una orientación para evaluar la falta de reactividad del estado de ánimo consiste en constatar que el estado de ánimo depresivo no mejora o lo hace sólo parcialmente incluso con lo que es muy apreciado por el sujeto (p. ej., hasta un 20-40 % de lo que es normal durante sólo unos minutos cada vez). La cualidad distintiva del estado de ánimo que es típica de la especificación con síntomas melancólicos es experimentada por el sujeto como cualitativamente diferente de la tristeza que se siente al estar de duelo o al padecer un episodio depresivo no melancólico. Esto puede averiguarse pidiendo a la persona que compare la cualidad del estado de ánimo actual con el estado de ánimo experimentado tras la muerte de un ser querido. No se considera que el estado de ánimo tenga una cualidad distintiva si el humor depresivo es únicamente descrito como más intenso, más duradero o si no hay motivo alguno para presentarlo.

Casi siempre hay cambios psicomotores, que son observables por los demás. Los sujetos con síntomas melancólicos tienen menos probabilidades de presentar un trastorno premórbido de la personalidad o de tener un precipitante claro del episodio y de responder a una prueba con un placebo. Es más probable que estos sujetos hayan respondido anteriormente a medicamentos antidepresivos o a terapéutica electroconvulsiva y también es más probable que respondan en el episodio actual. Los síntomas melancólicos se dan por igual en ambos sexos, pero son más frecuentes en los sujetos mayores. Estos síntomas muestran tan sólo una discreta tendencia a repetirse en diferentes episodios en el mismo sujeto. Son más frecuentes en pacientes ingresados que en los ambulatorios y es menos probable que se presenten en los episodios depresivos mayores leves que en los graves, así como también es más probable que se presenten en los que tienen síntomas psicóticos. Los síntomas melancólicos se asocian con mayor frecuencia a los hallazgos de laboratorio del tipo de la no supresión con desametaxona, hiperfunción corticosuprarrenal, reducción de la latencia de los movimientos oculares rápidos (REM), test de provocación con tiramina anormal y asimetría anormal en la prueba de escucha dicótica.




Criterios para la especificación de síntomas melancólicos


Especificar si:
Con síntomas melancólicos
(puede aplicarse al episodio depresivo mayor actual o más reciente de un trastorno depresivo mayor y a un episodio depresivo mayor de un trastorno bipolar I o bipolar II sólo en caso de que éste sea el episodio afectivo más reciente)

A. Presencia de uno de los siguientes síntomas durante el período más grave del episodio actual:

(1) pérdida de placer en todas o casi todas las actividades
(2) falta de reactividad a los estímulos habitualmente placenteros (no se siente mejor, ni siquiera temporalmente, cuando sucede algo bueno)

B. Tres (o más) de los siguientes:

(1) una cualidad distintiva del estado de ánimo depresivo (p. ej., el estado de ánimo depresivo se experimenta de forma distinta del tipo de sentimiento experimentado tras la muerte de un ser querido)
(2) la depresión es habitualmente peor por la mañana
(3) despertar precoz (al menos 2 horas antes de la hora habitual de despertarse)
(4) enlentecimiento o agitación psicomotores
(5) anorexia significativa o pérdida de peso
(6) culpabilidad excesiva o inapropiada

Gerardo Herreros http://www.herreros.com.ar